Errores de mantenimiento en la bicicleta

Es muy común tener errores de mantenimiento en la bicicleta, ya que es probable que alguna vez le hayas tenido que meter mano a la bicicleta, ya sea por una avería en medio de la ruta o porque simplemente disfrutas hacerlo tú mismo. Lo cual está bien, porque quiere decir que te preocupas y ocupas por el cuidado de tu máquina. Sin embargo, es muy fácil cometer errores a la hora de tocar la bici para realizar un ajuste, o para dar un poco de cuidado a la bicicleta. De entre los errores más comunes podemos encontrar:

Apretar demasiado. Sabemos que la bicicleta está llena de tornillos y piezas que funcionan con rosca, cualquiera que sea el caso cada una de éstas pieza lleva una cosa que se llama “par de apriete” que consiste en la fuerza máxima que se debe dar al tornillo o pieza y que se debe de respetar para evitar dañar el componente o incluso el cuadro. Usa una llave que sirve para medir ésta fuerza, se llama Torquimetro ó Llave Dinamométrica, representa una inversión alta, pero más vale invertir en ella que estropear una pieza o el cuadro de la bici, esto saldría más caro.

 

No usar las herramientas apropiadas. No es necesario tener un taller profesional en casa, basta con que tengas lo necesario y que uses las llaves correctas para cada medida de tornillo o pieza. Empieza por tener un juego de llaves Allen milimétricas, uno de llaves tipo Torx, llave para remover pedales, un fluxómetro, pinzas de punta, una navaja y Torquimetro.

 

No remover el exceso de Lubricante. Después de limpiar la transmisión, se debe lubricar nuevamente. Aplicando la cantidad necesaria para que los pernos de la cadena queden bien aceitados, y con una toalla de papel o una tela que no deje pelusa pasarla por la cadena para quitar el exceso de aceite, sino lo haces, a la cadena se le pegará todo tipo de suciedad lo que mermará mucho el buen funcionamiento correcto además de que reduce la vida útil de los componentes.

No lubricar el poste de asiento. Entre la también llamada tija de asiento y el cuadro hay mucha fricción, debido a que es entre ésta unión donde recae la mayor parte de nuestro peso. También es una zona que queda expuesta a las salpicaduras de la llanta trasera, por lo que éste ensamble tiende a resecarse muy rápidamente, esto provoca que se produzcan ruidos y que la tija se quede prácticamente pegada al cuadro, por lo que te costará mucho removerla posteriormente. Por eso se debe aplicar una capa muy fina de algún lubricante, como alguna grasa gruesa o pasta para Fibra de Carbón. Revisa periódicamente y lubrica si notas que está seco.

No revisar la llanta. Cuando andamos en la ruta, la avería más común es ponchar, a todos nos pasa. Sin embargo, aquí se comete un error importante en la mayoría de los casos. Consiste justamente en que cuando sacamos la cámara para repararla o para remplazarla no revisamos la llanta antes de colocar la nueva o reparada nuevamente. Se debe revisar porque muchas veces el objeto que ocasionó la ponchadura se queda en la llanta misma y si no lo removemos, nos volverá a ponchar la nueva o reparada.

No lavar a presión. Ya lo hemos mencionado antes, primero no dejes sucia Bici después de rodar, sobre todo si está embarrada de barro, segundo no uses una lavadora a presión, como Karchër, porque la presión con la que sale el agua es tan alta que se mete por los lugares por donde no debe meterse, es decir, puede llegar a remover o mermar la lubricación en rodamientos, retenes y ensambles. Por lo que resecara los mecanismos y empezarán a aparecer ruidos y aumentara el desgaste y oxidación, reduciendo la vida útil y aumentando los costos de mantenimiento. No cometiendo éstos errores incrementaremos notablemente la vida útil de nuestra bicicleta y los componentes, además de que disfrutaremosmás de la experiencia del ciclismo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *