Revisiones previas para salir a rodar

Las revisiones previas para salir a rodar además de lo recomendado en el artículo Salida Disfrutable, hay otras situaciones que están a tu alcance revisarlas y que harán tu rodada más disfrutable y, sobre todo, más segura.

1. Checa la presión. Justo antes de salir rodar, o de subir la bici a tu carro, revisa que la presión de los neumáticos sea la correcta. En el costado del neumático siempre traen una indicación de la presión recomendada, la indica en
un rango, es decir, por ejemplo: MIN. 100 PSI-MAX. 130 PSI., en el caso de
que fuera de ruta, pero todos los neumáticos de todas las marcas y especialidades de ciclismo la traen, chécala y deja la presión de tu neumático dentro
de este rango, ya que sólo así sacaras el máximo partido a tu neumático y tu seguridad será la óptima.

2. Revisa los frenos. Asegúrate que las gomas de tus frenos asienten correctamente en la pared del aro. También checa que no estén muy gastadas,
para esto puedes ayudarte de la marca que las gomas traen, normalmente
dice “limit”, o “replace”, si tus gomas ya llegaron a este nivel, es momento
de remplazarlas; si por alguna razón no dispones de otro juego en el momento de la revisión, sólo ajusta el freno de manera que la palanca del freno no
toque el manubrio. Además, cerciórate que el tornillo que fija la goma a la
horquilla esté bien apretado. Hazlo en las cuatro gomas de freno.

3. Revisa los tornillos. Todos los tornillos de la bicicleta llevan un Torque específico, ten a la mano un torquimetro ajustable y revisa sobre todo los tornillos de la abrazadera del poste de asiento, los de la potencia que abrazan
al tubo de la tijera, y los de la tapa que abrazan al manubrio. El torque al que
deben ir está normalmente indicado en cada una de estas piezas, cerca de la
cabeza del tornillo. Y también checa los de la biela y que los pedales no estén
flojos.

4. Lubricación de Cadena. Que la cadena esté lubricada, lo puedes checar
haciendo girar la rueda trasera levantándola ligeramente del suelo y girando
las bielas, otra persona te puede ayudar, o también gira hacia atrás las bielas.
Si notas que hace un ruido como de máquina de tortillería, quiere decir que
está seca y que necesita lubricación. Lubrica por dentro para que el aceite
fluya de manera natural hacia afuera lubricando así todos los pernos y placas
que la componen.

5. Dirección. Revisa que tu headset, o juego de dirección, no presente holgura, si la tiene afloja los tornillos pertinentes y aprieta el de la tapa para
ajustarla. Si se te dificulta, pide ayuda a alguien que te vaya a acompañar
a rodar.

6. Los Bloqueos. Checa que las espigas o bloqueos de las ruedas estén
apretados y en una posición correcta. Antes de apretar asegúrate que el eje
de la rueda esté bien asentado en el cuadro u horquilla, luego aprieta con
mesura la pieza roscada y ajusta la palanca de tal modo que no interfiera
con algún otro componente y procura que ésta quede apuntando
hacia arriba, o hacia atrás. De esta manera en caso de caída estará menos
expuesto a recibir un golpe que la puede romper.
Checar estos aspectos antes de salir a rodar hará que tu rodada sea más
segura y disfrutable. Tómalo en cuenta, no te tomará mucho tiempo.

Errores de mantenimiento en la bicicleta

Es muy común tener errores de mantenimiento en la bicicleta, ya que es probable que alguna vez le hayas tenido que meter mano a la bicicleta, ya sea por una avería en medio de la ruta o porque simplemente disfrutas hacerlo tú mismo. Lo cual está bien, porque quiere decir que te preocupas y ocupas por el cuidado de tu máquina. Sin embargo, es muy fácil cometer errores a la hora de tocar la bici para realizar un ajuste, o para dar un poco de cuidado a la bicicleta. De entre los errores más comunes podemos encontrar:

Apretar demasiado. Sabemos que la bicicleta está llena de tornillos y piezas que funcionan con rosca, cualquiera que sea el caso cada una de éstas pieza lleva una cosa que se llama “par de apriete” que consiste en la fuerza máxima que se debe dar al tornillo o pieza y que se debe de respetar para evitar dañar el componente o incluso el cuadro. Usa una llave que sirve para medir ésta fuerza, se llama Torquimetro ó Llave Dinamométrica, representa una inversión alta, pero más vale invertir en ella que estropear una pieza o el cuadro de la bici, esto saldría más caro.

 

No usar las herramientas apropiadas. No es necesario tener un taller profesional en casa, basta con que tengas lo necesario y que uses las llaves correctas para cada medida de tornillo o pieza. Empieza por tener un juego de llaves Allen milimétricas, uno de llaves tipo Torx, llave para remover pedales, un fluxómetro, pinzas de punta, una navaja y Torquimetro.

 

No remover el exceso de Lubricante. Después de limpiar la transmisión, se debe lubricar nuevamente. Aplicando la cantidad necesaria para que los pernos de la cadena queden bien aceitados, y con una toalla de papel o una tela que no deje pelusa pasarla por la cadena para quitar el exceso de aceite, sino lo haces, a la cadena se le pegará todo tipo de suciedad lo que mermará mucho el buen funcionamiento correcto además de que reduce la vida útil de los componentes.

No lubricar el poste de asiento. Entre la también llamada tija de asiento y el cuadro hay mucha fricción, debido a que es entre ésta unión donde recae la mayor parte de nuestro peso. También es una zona que queda expuesta a las salpicaduras de la llanta trasera, por lo que éste ensamble tiende a resecarse muy rápidamente, esto provoca que se produzcan ruidos y que la tija se quede prácticamente pegada al cuadro, por lo que te costará mucho removerla posteriormente. Por eso se debe aplicar una capa muy fina de algún lubricante, como alguna grasa gruesa o pasta para Fibra de Carbón. Revisa periódicamente y lubrica si notas que está seco.

No revisar la llanta. Cuando andamos en la ruta, la avería más común es ponchar, a todos nos pasa. Sin embargo, aquí se comete un error importante en la mayoría de los casos. Consiste justamente en que cuando sacamos la cámara para repararla o para remplazarla no revisamos la llanta antes de colocar la nueva o reparada nuevamente. Se debe revisar porque muchas veces el objeto que ocasionó la ponchadura se queda en la llanta misma y si no lo removemos, nos volverá a ponchar la nueva o reparada.

No lavar a presión. Ya lo hemos mencionado antes, primero no dejes sucia Bici después de rodar, sobre todo si está embarrada de barro, segundo no uses una lavadora a presión, como Karchër, porque la presión con la que sale el agua es tan alta que se mete por los lugares por donde no debe meterse, es decir, puede llegar a remover o mermar la lubricación en rodamientos, retenes y ensambles. Por lo que resecara los mecanismos y empezarán a aparecer ruidos y aumentara el desgaste y oxidación, reduciendo la vida útil y aumentando los costos de mantenimiento. No cometiendo éstos errores incrementaremos notablemente la vida útil de nuestra bicicleta y los componentes, además de que disfrutaremosmás de la experiencia del ciclismo.

 

Sillín de bicicleta

El sillín de bicicleta es de los componentes que influyen directamente en la comodidad que podemos llegar a sentir sobre la bicicleta, el sillín o asiento es el más importante. Porque es el componente que recibe la mayor parte del peso cuando vamos sentados pedaleando, muestra de ello es que en la mayoría de los casos cuando se cambia un componente de la bici nueva, es justamente el sillín.

Es por tanto el componente más subjetivo de toda la bici, es decir, el mejor asiento para una persona puede que sea el peor para otra. Por eso es importante considerar varios aspectos: si eres hombre o mujer, el tipo de bici, el tiempo que llevas practicando ciclismo y hasta el estilo de rodar.

En el apartado de si eres chico ó chica, cabe mencionar que existe una diferencia anatómica entre ambos. En el cuerpo humano existen dos huesos que se llaman isquiones, que son los huesos en donde nuestro cuerpo toca el sillín de la bicicleta. Están presentes en ambos sexos, sin embargo, en el cuerpo de las mujeres la distancia entre éstos dos huesos es mayor, y es así porque, ellas son las responsables de la gestación y esa mayor distancia facilita el nacimiento del bebé.

Así como existen tallas de bicis, tallas de ropa, existen también tallas de sillínes, que se miden por el ancho en la parte de atrás, donde apoyamos nuestro peso. Además de más anchos, los asientos de mujer son más cortos, puede que presenten el mismo ancho en una o dos tallas, pero en general son más anchos, más cortos y con un acojinamiento mayor.

Otro aspecto que es de utilidad para la comodidad del asiento es el canal central, que consiste en un “surco” en la parte central del asiento. Puede que sea desde la punta hasta atrás, ó sólo en la parte central del asiento. Ésta idea no es nueva, Specialized con su concepto Body Geometry la lanzó en sus sillines hace ya varios años. Popularmente a los sillines que presentan esta forma se les conoce como “prostáticos”, porque la idea es reducir la presión que recibe el cuerpo en esa zona que es muy delicada.

El problema que existe muchas veces es que cada marca en distinta, en construcción y diseño. Y no se puede saber al 100% si el siento te va a quedar bien hasta que lo instalas, te subes a la bici y lo usas. Por ésta razón hay marcas que cuentan con modelos de demostración o demo, y que su propósito es justamente que el usuario lo use y lo sienta antes de tomar su decisión final. Pero no todas las marcas tienen éste servicio.

Cuando ya has usado muchos modelos y marcas de sillines, obtienes mucha experiencia de tus propias sensaciones, por lo que tu idea de cómo debe ser tu asiento es más clara, por lo que buscar uno nuevo no se te dificultará mucho.

Si eres nuevo o con poca experiencia lo mejor será que te asesores en una tienda de bicis sobre los modelos disponibles y sobre cuál sería el mejor para ti.

Seguridad en la Bicicleta

Es importante contar con seguridad en la bicicleta como en cualquier forma de transportarse en las grandes ciudades, y hasta fuera de ellas, cuando usas la bici se debe tener en consideración La Seguridad, no hay que olvidarlo es primordial.

Seguridad Activa, podemos decir que es todo aquello que te sirve para mantener el control de la Bicicleta, es decir, los Frenos, las llantas o neumáticos, las luces, y en general el buen estado mecánico de la Bici, es decir, todo aquello que se usa al momento de usar la bici y que te sirve para mantener el control de la misma.

Antes de subirte a la bici siempre cerciórate del correcto funcionamiento de los frenos, que las gomas de freno estén en buen estado y que asienten correctamente en la pista de frenado. Si se trata de frenos de disco revisa periódicamente el estado de las balatas para ver qué tanto se han desgastado y si será necesario reemplazarlas, que no rocen con el caliper. Y si son hidráulicos, sentir el tacto en la leva o palanca para revisar que no tenga aire el
sistema. Si se siente “esponjoso”, llevarla la bici al taller para un purgado de frenos.

Revisa que la presión de los neumáticos sea la indicada en el costado del mismo, y que no presente rajaduras o agujeros. También checa que tus luces funcionen correctamente, además no está demás que lleves contigo baterías de repuesto por si se te agota en el camino la puedas remplazar y no quedarte sin ver o sin que te vean.

Además de los anteriores aspectos, está la forma de rodar en las calles. No es recomendable circular en sentido contrario a la circulación de los automotores, ya que esto reduce considerablemente el tiempo de reacción de los conductores y del ciclista, por lo que es más difícil reaccionar para evitar una posible colisión.
Mantener la distancia entre tú como ciclista y los vehículos a tu izquierda, avisar con movimientos de tus brazos tus intenciones a la hora dar vuelta, y por favor no llevar audífonos puestos, ya que éstos limitarán mucho tu capacidad de oír sonidos que muchas veces son la diferencia entre sufrir un accidente o no sufrirlo.

Seguridad Pasiva, está representada por todos aquellos elementos que no necesariamente intervienen en el manejo y control de la bici pero que funcionan como preventivos y como elementos amortiguadores entre el ciclista y todo aquello que sirva para proteger la integridad física una vez ocurrido el percance.

Aquí podemos mencionar las gafas, los guantes, los pedales de
contacto y sobre todo el casco. Las gafas deben cubrir muy bien tus ojos, y ajustarse bien a tu cara. Se recomienda de color para el día y transparentes para la noche. Además de que te protegerán de los rayos del sol y de los insectos o cualquier objeto que pueda entrar en tus ojos.

Los guantes si bien no son indispensables, si te ayudarán bastante en caso de que sufras una caída y reacciones protegiéndote con
las manos.

Los pedales de contacto actúan como los cinturones de seguridad del automóvil, ya que te ayudan mucho a mantener juntos a ti y tu bici, debido a que son uno de los puntos de contacto entre tú cuerpo y la bici, además de que evitarán que te muevas sobre la bici en caso de una frenada de emergencia. Cabe mencionar que también por ésta razón, te servirán bastante para mantener el control de la bici.

Y el que quizá es el elemento más importante: el Casco. Protege el centro de mando, lo más importante. Procura por lo tanto que sea de buena calidad y que esté correctamente colocado, de ello depende que cumpla correctamente su función, que es proteger y mantener la integridad de nuestra cabeza. No salgas a
rodar sin casco, llevarlo o no puede ser la diferencia entre vivir ó tocar el Arpa.

Es por tanto el elemento de seguridad más importante, si eres nuevo y piensas comprar bici, al mismo tiempo que compres la bici, compra el casco. Es más, puede ser que comprarás primero el casco y luego la bici, pero no al revés.
Disfrutar de la bici es algo que todos podemos hacer, pero es responsabilidad de cada uno la seguridad que se debe tener al pedalear nuestras bicis.

Comodidad y desempeño

Cuando pensamos en adquirir una bici nueva es importante saber cual será la comodidad y desempeño que tendremos sobre nuestra actual bicicleta hay un aspecto que al que debemos poner mucha atención y que hay que considerar: la posición sobre la bicicleta.

Así como existen muchos ciclistas que son similares, pero tan diferentes al mismo tiempo, hay infinidad de productos y diseños de bicis en el mercado que se parecen pero que no son iguales.

Es muy recomendable a la hora de pensar en adquirir una bici en la posibilidad de realizar un estudio de medición, conocido como Fitting Bike.

El propósito de éste estudio es tomar las medidas antropométricas de tu cuerpo para saber cuál es la talla de cuadro más recomendable para tu morfología. No sólo se trata de considerar la estatura, factor que no es determinante a la hora de seleccionar una talla de bici, sino de medir brazos, pierna alta, pierna baja, torso, etc.

Una vez tomadas las medidas los datos se ingresan a un programa de computadora que arrojará como resultado las medidas que sean más recomendables para esa persona.

El resultado de toda medición es un número y una unidad, que no es definitiva, pero que servirá como punto de referencia por el que se puede empezar a hacer el posicionamiento sobre la bici.

Además de el Fitting Bike, existen productos que nos ayudarán a mejorar nuestra experiencia sobre la bici: Puños, Cintas de Manubrio, Asientos, Zapatillas, pedales, plantillas y hasta la ropa son los productos que puedes encontrar en el mercado. Todos ellos son un complemento de la medición antropométrica, y que son recomendables considerar porque son el punto de “contacto” entre nuestro cuerpo y la bici.

Hay que tenerlo en cuenta, porque de ello depende la comodidad que llevemos sobre la bici y como una consecuencia de esto, el desempeño que tendremos sobre la bici.
Además de mejorar nuestro desempeño y comodidad estaremos obteniendo algo más: reducir el riesgo de sufrir alguna lesión. Situación que nadie quiere experimentar.